Enanos kun

De Wiki de Aldor
(Redirigido desde «Kun»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: Esta raza es jugable en Aldor.
Para el lugar véase Kun (territorio)

Los kun o enanos negros son básicamente enanos malignos, que rompieron sus relaciones con el resto de las casas enanas y construyeron sus moradas en el gélido norte, aliándose con humanos y orcos de Udukán y con los yagûl. Los tres grandes reinos de enanos no reconocen a los enanos kun como parientes, y existe un feroz odio mutuo, basado en alguna lejana ofensa del pasado pero alimentado por siglos de lucha. Veneran la oscuridad, y adoran a Trako y a Amal. Cazan en las islas Fëarni y saquean cuando pueden a los bárbaros tassianos.

Los kun suelen ser algo más bajos que el resto de enanos.

Breve historia

Procedencia

Descripción y personalidad

Relaciones con otras razas

Rasgos raciales

Personajes kun

Nota: Esta raza se considera especial en Aldor y su rol más exigente, por lo que sus desbloqueos serán más exigentes y requiere Puntos de Rol para acceder a ella.
Ajustes a las características: +2 Constitución, -3 Carisma. Los kun son aún menos sociales y carismáticos que los enanos normales.
Afinidad con la piedra: Otorga un bonificador de +2 a las pruebas de Buscar en interiores.
Competencia con armas de enano: Los enanos reciben la competencia con las siguientes armas: hacha enana.
Entrenamiento defensivo contra gigantes: Bonificador +4 de esquiva a la CA contra criaturas del tipo gigante (como ogros, trolls y lomb).
Entrenamiento de batalla contra orcos: Bonificador racial +1 a las tiradas de ataque contra orcos. A pesar de ser aliados en muchas ocasiones, los kun han tenido que luchar por su vida o por el poder contra los orcos en muchas ocasiones, y saben cómo hacerlo.
Enemigo tenaz: Los kun obtienen un bonificador a todas las tiradas de salvación contra sus enemigos ancestrales, +2 contra humanos y +4 contra elfos.
Fortaleza contra venenos: Bonificador racial +2 a los tiros de salvación contra veneno. Los enanos son resistentes a las toxinas.
Resistencia al frío: Los kun están habituados al frío intenso y se han vuelto resistentes a él (+5 resistencia al daño por frío).
Inmunidad a parálisis: Los kun son inmunes a los conjuros de efectos paralizantes.
Ceguera diurna Los kun sufren un penalizador -2 de circunstancia en las tiradas de avistar, buscar, montar y piruetas, cuando están en áreas exteriores durante el día.
Visión en la oscuridad: Los enanos kun pueden ver en la oscuridad hasta 120 pies.
Oficios: Los kun crecen acostumbrados a las minas y forjas. Obtienen los bonificadores de +5 a Minero; +5 Herrero.
Clase favorecida: Bárbaro. Un kun bárbaro puro obtiene un 10% de bonificador a los PX, y la clase bárbaro no contará a la hora de calcular penalizador a los PX por multiclase.
Clases prohibidas: Druida.
Requisitos especiales: Alineamiento no bueno.
Puntos de Aldor: 20.
Ajuste de experiencia: Ninguno.

Nombres

Masculinos
Kôtorik, Omîm, Oukho, Takmîn, Ûdok, Vôkmir, Zokkrûm.
Femeninos
Ankhât, Dêdkrea, Kikriât, Krudê, Sôkakre, Tkâmia, Zarmât.

Idioma

Los kun hablan la misma lengua enana básica que el resto de los reinos enanos, aunque han introducido mucho vocabulario y entonación procedente de humanos y orcos de Udukán. También suelen hablar la lengua orca de Udukán.

Orígenes

Los kun, o enanos negros, antaño fueron levoneses que bajo el mando de Khozomîm (Trako), dios del fuego, liberaron las guerras enanas. El Caudillo Ígneo corrompió numerosos clanes de enanos, los cuales se rebelaron con el fin de tomar el poder de todo el reino. Las guerras enanas se iniciaron en la superficie, pero la destrucción causada por los dos bandos obligó a los enanos a continuar la guerra bajo tierra, abriendo numerosos túneles subterráneos para huir del terror causado en la superficie (esta es la causa por la que los enanos se sienten más cómodos bajo tierra).

Khozomîm y sus seguidores perdieron la guerra y fueron desterrados. Abandonaron las tierras de Levón, abriéndose paso por la selva de Búkar, rodeando el mar de Cirren y atravesando las estepas tassianas, hasta llegar a las gélidas tierras del norte, inhabitadas.

Allí establecieron su reino, el reino de los kun (desterrados), nombre que los levoneses les pusieron tras ganar la guerra. Los kun construyeron su reino bajo tierra, debido al frío de la superficie, a la cantidad de minerales que se encontraban entre las rocas y a su facilidad para construir edificaciones bajo tierra.

Con el paso del tiempo, la ausencia de luz solar en la piel de estos enanos hizo que su tez se tornara pálida. Del mismo modo, sin la luz del sol el cabello de los Kun se tornó negro como el carbón. Por el oscuro color de su cabello y su tendencia por vivir en la oscuridad se les nombró enanos negros.

El reino de los kun lo fundó Eor Nakalzor (de ahí el nombre de su capital, Eor). Este bravo guerrero, siervo de Khozomîm lideró a los kun durante el fin de las guerras enanas, y les guió hasta las tierras del norte. Hay documentos que revelan que Eor vivió más de cuatrocientos años, por lo que se piensa que su atadura con Trako le mantuvo vivo hasta que pasó a ser prescindible.

Eor fundó el Consejo Kun, encargado de gobernar el reino bajo el mando del rey.

Tras la muerte de Eor, Kork Nedûn fue el nuevo rey. Durante el reinado de Nedûn concluyó la construcción de las ciudades kun y se forjó su propia lengua (en la que kun significa glorioso).

En muchas ocasiones los kun han librado batallas contra los tassianos en la superficie. Éstos ignoran que los enanos negros han ido extendiendo su reino bajo las estepas tassianas.

En ocasiones también han participado en importantes batallas continentales ayudando a Udukán, bajo el mando de Trako.

Durante siglos, grandes reyes han gobernado Kun con puño de hierro. Sus construcciones se han ido extendiendo a través de larguísimos túneles, siempre al servicio de Trako y esperando apoderarse de todo el continente oriental, para vengarse así de aquellos que les desterraron.

Sociedad

La sociedad kun se divide básicamente en dos estamentos, los kâdor (poderosos) y los ûdor (débiles).

Los kâdor son los que ejercen de guerreros y defensores del reino. Componen el temible ejército kun, y son muy diestros con las armas. Viven en las grandes ciudades, aunque los menos prestigiosos hacen guardia en las pequeñas edificaciones de la superficie.

Algunos kâdor trabajan como forjadores, pero en su tiempo libre. Forjan armas y armaduras de gran calidad para su uso en las batallas. Los kâdor no tienen más de dos hijos a los que adiestran desde muy pequeños en el manejo de las armas, para que en un futuro sean grandes guerreros y reciban la bendición de Trako. Los mejores guerreros llegan a ser poderosos guardias negros y pueden presentarse como candidatos a ser miembros del Consejo Kun, o incluso al trono.

Los ûdor se encargan de la construcción del reino y de la alimentación. Muchos trabajan en las minas, extrayendo minerales. Otros ejercen de forjadores, pero al contrario que los kâdor, forjan como esclavos. Los más afortunados se encargan de obtener alimentos, viven en la superficie cazando aves y comerciando con los uduki. Pero la mayoría trabajan en la construcción de túneles y ciudades, en unas pésimas condiciones de vida. Los ûdor acostumbran a tener muchos hijos (entre 3 y 7), que trabajan desde pequeños con sus padres.

Todos los kun sienten un profundo odio hacia el resto de enanos, las pocas veces que han entrado en contacto con otro reino enano no han dudado en utilizar las armas.

Los Kun extraen gran cantidad de minerales del subsuelo, con los que comercian con Udukán. Cambian los minerales, o las armas y armaduras que forjan con ellos, por alimentos y en algunos casos, por información u otros servicios. Del comercio se encargan los ûdor de la superficie, aunque suelen estar supervisados por kâdor.

La mayoría de los kun ha estado siempre al servicio de Trako, aunque se cree que existen pequeños focos de adoración a Amal y a Ruballa. Rezan a Amal pocos días antes de las guerras, y los que adoran a Ruballa hacen rituales maldiciendo a sus enemigos, deseándoles la muerte y el olvido.

Gobierno

El gobierno kun está constituido por el rey y el Consejo Kun.

El rey está por encima de todos, tiene siempre la última palabra y una orden suya es sagrada. Tiene un estrecho vínculo con Trako, de quien recibe mucho poder. Cuando el rey muere, el Consejo Kun escoje a un sucesor de entre todos los kâdun que se hayan presentado. Para poder presentarse y tener opción a llegar al trono han de ser guerreros conocidos por sus hazañas, grandes líderes que hayan luchado por Trako.

El Consejo Kun está formado por seis ancianos. Se ocupa de tomar decisiones de menor importancia y de aconsejar al rey cuando éste les convoca. Los miembros del Consejo también tienen un fuerte vínculo con Trako, y mediante rituales consiguen alargar su vida hasta más de 400 años, por lo que son llamados El consejo de ancianos. Los estrategas o clérigos más poderosos suelen presentarse como candidatos a formar parte del Consejo. Cuando un miembro muere, es el rey quien escoje a su sucesor.

Vocabulario

La lengua kun es de difícil escritura. Usan runas, adornadas con una gran variedad de signos que alteran el significado de las palabras. En cuanto a la fonética, los kun acentúan el sonido "K".

  • Hola/adiós: Thek
  • Trako: Khozomîm
  • Elegido: Nür
  • Poder/poderoso: Kador/Kâdor
  • Debilidad/Débil: Udor/Ûdor
  • Victoria: Kadomîr
  • Forja: Omîm
  • Guerra: Nâdmur
  • Me llamo: Îd Nödrim