Eldor

De Wiki de Aldor
Saltar a: navegación, buscar

http://www.aldor.es/images/ico_eldor.jpg

Eldor es el dios del aire, de la luz y del firmamento. Es el principal enemigo de la Oscuridad traída por Trako. También es el patrón de la astrología, la ley y la justícia.

Suele representarse como un hombre de edad madura, pero robusto cuerpo y mirada severa, con larga barba blanca y vestido con túnicas sencillas de sus colores predilectos. En otras ocasiones se manifiesta como una luz procedente del cielo y con voz atronadora, pero generalmente habla a través de sus servidores y avatares. También es el dios de las leyes, por lo que jueces y abogados se encomiendan a él para que los juicios sean justos. Como deidad suprema del Bien es el principal enemigo de la Oscuridad y de su hermano Trako; ambos arrastran el conflicto que se iniciase ya en tiempos anteriores a los mortales y que hoy siguen éstos guerra tras guerra. Es patrón de los astrólogos y los astrónomos que estudian los cielos, aunque generalmente esta faceta es olvidada por muchos sustituida por su afán de combatir al Mal.

Datos generales

  • Categoría: Dios mayor
  • Símbolos: disco solar rodeado por siete estrellas. Disco de plata (Yag). * Yunque dorado golpeando una estrella (Sirdario).
  • Otros nombres: Padre de la Luz, Señor del Firmamento, Astrónomo supremo, el Buen Dios
  • Alineamiento: legal bueno
  • Dominios: aire, destrucción, bien, sol, fuerza, ley, guerra.

Mitos y leyendas

Existen muchos mitos acerca del Buen Dios, desde inspirar a legendarios héroes en sus hazañas a viejas historias anteriores a los mortales. Es mayormente conocida la leyenda de cómo Eldor y Trako pretendiendo a Sarra como esposa la cortejaron cada uno con sus artes. Al final la diosa de la vida eligió a Eldor como consorte provocando la ira de su hermano, que juró venganza contra la pareja iniciando así una enemistad que hoy aún dura y se ha personificado en las eternas guerras entre la Luz y la Oscuridad.

Eldor, Señor del Firmamento, por Khaynan

Cuenta otra conocida leyenda que por cada héroe favorecido por Eldor nace una nueva constelación, las almas de los héroes son llevados al palacio del Arameldor donde esperan la llamada del Buen Dios para que en el momento de mayor necesidad desciendan de las estrellas para combatir una última vez contra la Oscuridad. Cuentan que héroes legendarios como los aldorianos Erik Del·lasale Kandiski y Dorian Delacroix o el eyneo Augus Espadadorada forman parte de estas constelaciones, pues tras morir nuevas estrellas brillaron en el cielo nocturno.

Historia reciente

Durante siglos el Bien gobernó en el Oeste. El reino de Aldor, principal fuerza al servicio del Padre de la Luz resistiría durante más de mil años el cerco de la Oscuridad que emergía de Udukán. Del mismo modo en los reinos de la Antigua Alianza como Sirdaria, Yagerth, Eynea y Lenya los sacerdotes y presencia diario del Buen Dios era síntoma del poder e influencia de este. Sus paladines y sacerdotes, organizados en ordenes militares o monásticas, como los Heraldos del Amanecer en Aldor y los Soldados de la Luz en Yagerth, mantuvieron a raya los ataques de las hordas de Trako. Sería en las postrimeras de la Tercera Edad que los más de ocho milenios de gobierno de Eldor en el Oeste quedaría brutalmente aniquilado, la Gran Guerra fue una hecatombe de proporciones jamás vistas en nuestra era. Los reinos de la Antigua Alianza cayeron uno tras otro ante el avance de la Oscuridad, favorecida por el regreso del Caudillo Ígneo de su confinamiento en el Olvido. Al final de la guerra, la influencia de Señor del Firmamento había sido borrada prácticamente de la faz de Mundo, la victoria de la Oscuridad era total.

El que fuera el dios más adorado en las pasadas edades de Mundo fue perdiendo influencia de manera progresiva. Cazados y asesinados sin piedad por los agentes de Udukán, el culto eldorita sobrevivió entre la clandestinidad y aquellos lugares donde la Oscuridad no venció. Tras la Gran Guerra corrientes antieldoritas se extendieron entre los territorios supervivientes, las gentes culpaban a Eldor y su clero de provocar la guerra. Así pues el culto a Eldor fue perdiendo presencia en el pueblo, sustituido por dioses más cercanos a este como Sirgga o Pamis. Aunque el Señor del Firmamento mantendría su lugar preeminente en el panteón, jamás recuperaría su posición dominante en el Oeste. Quinientos años después la influencia del Buen Dios ha recuperado parte del poder perdido, hoy su labor y la de sus seguidores es combatir a la Oscuridad allí donde esté.

Clero y rituales

La iglesia de Eldor esta fuertemente jerarquizada. Existe un Sumo Sacerdote en cada región llamada Sanctum, y en ocasiones comparte poder e influencia con algún campeón de Eldor que dirige el brazo armado de la región. Cualquier miembro puede ascender u optar a cualquier cargo dentro de su iglesia, dependiendo siempre de sus habilidades. Los buenos oradores suele ser enviados a convertir tierras infieles o atraer a la gentes al templo, mientras que los de más fuerte voluntad y versados en los estudios espirituales o demonológicos son exorcistas e inquisidores que persiguen la presencia del Mal allí donde se manifieste. Estos últimos suelen ir acompañados por un par de paladines que ejecutan las ordenes del sacerdote.

Aunque se diferencia el brazo militar del brazo espiritual dentro de la iglesia de Eldor, los sacerdotes suelen poseer el control, ellos son los representantes de Eldor y hacen cumplir su voluntad. Por otro lado sus campeones y paladines deben acatar siempre el mandato de sus clérigos, incluso si este pertenece a un Sanctum distinto al del paladín, mientras no contradigan la ordenes recibidas de su superior. Incluso los paladines de las ordenes militares deben obedecer al mandato de los clérigos, negarse es insultar a Eldor y se corre el riesgo de perder su favor.

Los rituales eldoritas fueron en el pasado solemnes, con gran atención a los protocolos y la ortodoxia religiosa. Hoy estos rituales se han vuelto incluso más solemnes y, en consecuencia, lentos. Es por ello que a ojos del pueblos resulte una religión elitista, pues varios siglos acostumbrados a la sencillez de otros dioses, la pompa de los ritos eldoritas resultan lentos y aburridos. En la caza de servidores de la Oscuridad, todo detenido y hallado culpable es quemado para que las llamas de su propio dios maligno, el fuego de Trako, destruya su carne y libere su espíritu que será redimido ante los ojos del Juez Aidel en el Arameldor.

Otros datos

  • Morada: isla de Balesto.
  • Colores: azul, blanco, plata y oro.
  • Áreas de influencia: el cielo y las aves, la civilización, los jueces y abogados, los astros.
  • Adoradores: abogados, jueces, paladines, gentes de bien, astrólogos y astrónomos.
  • Arma: Resplandor de la Esperanza (espada larga).
  • Clase preferida: Paladín.
  • Vestimentas predilectas: túnicas blancas que muestran la pureza de la luz con adornos azul celeste. Algunas tienen motivos dorados, lo que denota su posición dentro de su jerarquía eclesiástica.

Nombres en otras lenguas

  • Eyneo y lénico: Eldereos (Paladín de los Cielos)
  • Sirdario: Azaukhorîm (Forjador de Astros)
  • Yag: Theler Eleros (Luz Creadora)
  • Tassia: Belur (Impávido Adalid)
  • Leakhán: Kainosskha (Enemigo del Oeste)
  • Yagûl: Sil'eehr (Hendedor de la Noche)
  • Merón: Eldrum (Hacedor de Leyes)
  • Contio: Ellerdel (Amanecer de las Aguas)
  • Halaii: Rah (Luz Abrasadora)