Diferencia entre revisiones de «Ruballa»

De Wiki de Aldor
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
 
Línea 64: Línea 64:
 
La muerte está en todas partes, pero hay lugares con especial vinculación a la diosa. Allí donde ella gobierna se conoce como los [[Páramos Desolados]], un dominio alejado el mundo mortal al que solo las almas pueden llegar y quedando sujetas a la voluntad de Ruballa.
 
La muerte está en todas partes, pero hay lugares con especial vinculación a la diosa. Allí donde ella gobierna se conoce como los [[Páramos Desolados]], un dominio alejado el mundo mortal al que solo las almas pueden llegar y quedando sujetas a la voluntad de Ruballa.
 
*'''[[Númedon|Meseta de Numa]]''': Esta meseta se encuentra en la siniestra tierra de Númedon, fue escenario de la poderosa maldición del nigromante [[Shaek Mazaadam]], que convirtió a sus habitantes en los terroríficos [[numa]].
 
*'''[[Númedon|Meseta de Numa]]''': Esta meseta se encuentra en la siniestra tierra de Númedon, fue escenario de la poderosa maldición del nigromante [[Shaek Mazaadam]], que convirtió a sus habitantes en los terroríficos [[numa]].
*'''[[Kral|Pozo de los espectros]]''': Se describe este lugar en la isla Kral como un auténtico portal entre el mundo de los mortales y los Páramos Desolados, se dice que quienes cruzan su umbral mueren inmediatamente, convirtiéndose en moradores del reino de la diosa de la muerte.
+
*'''[[Kral|Portal de los Lamentos]]''': Se describe este lugar en la isla Kral como un auténtico portal entre el mundo de los mortales y los Páramos Desolados, se dice que quienes cruzan su umbral mueren inmediatamente, convirtiéndose en moradores del reino de la diosa de la muerte.
  
 
==Ruballa en Aldor==
 
==Ruballa en Aldor==

Revisión actual del 18:05 30 jul 2020

Símbolo de Ruballa
Títulos: Dama Silenciosa, Señora de lo Efímero, Reina de la Noche
Símbolo: Un rostro, mitad una mujer bella y la otra mitad una calavera.
Influencia en: La muerte, la enfermedad, las plagas, los cementerios, los secretos.
Colores: Negro, morado y amarillos pálidos.
Mes: Mes de los difuntos.

Ruballa, hija de Trako, es la diosa de la muerte, señora de los Páramos Desolados y destino final de toda alma de Mundo si ningún dios la reclama. Su macabra labor jamás termina, pues su poder es lo que separa la vida de la muerte. La Dama Silenciosa nació del rencor de su padre al contemplar los primeros seres vivos alumbrados por Vryllia, y durante mucho tiempo ese rencor fue la misma esencia de la diosa.

Ruballa gobernaba extensiones vacías, sin forma ni sentido; abandonada en un abismo sin luz ni calor, con la única compañía de su odio por el maravilloso mundo que se le había negado. Pero a medida que las primeras almas fueron uniéndose a ella, aquel vacío fue cobrando forma y, con ello, Ruballa empezó a aprender de los difuntos aquello que habían aprendido durante la vida. La diosa de la muerte fue abandonando el rencor por una ecuánime sabiduría e insaciable sed de conocimientos. A medida que las almas de los difuntos poblaban su reino, mayor era su conocimiento y más consciente era de su papel en el orden de las cosas.

Dama Silenciosa

Ruballa representa la muerte en todos sus aspectos y de todas las cosas: desde el más grande de los héroes hasta el más diminuto tallo en flor. Desde su reino anhela la llegada de nuevas almas, y es por eso que engendró la enfermedad y las plagas para acelerar este proceso. Pero a pesar de lo que muchos creen, Ruballa no gestó tal calamidad sobre la vida por maldad, sino para satisfacer una insaciable curiosidad; que jamás llenará porque su esencia está hecha de la propia Nada. Ella observa en silencio cómo las almas llegan ante ella y le cuentan maravillas que ella jamás podrá ver. Atesora los secretos contados con ahínco, sirviéndose de ellos para alterar su reino un poco más, recreando una copia sombría y lóbrega del nuestro. Hay quien dice que cuando llegue el fin de los tiempos y todas las almas acaben en su reino, el mundo sombrío allí creado será el nuevo mundo que sustituirá al anterior.

Señora de lo Efímero

Otra de sus creaciones más temidas por los mortales son los muertos vivientes, que surgieron en los primeros tiempos después de que Ruballa fuera creada por Trako. La diosa de la muerte distingue entre los muertos vivientes con voluntad y los cadáveres reanimados mediante la magia negra. A los primeros suele despreciarlos puesto que son almas que no llegan a su reino y no engrosan su necesidad de conocimientos, pero los tolera en ocasiones, pues la propia Ruballa actúa a través de estas terribles criaturas para que actúen como sus agentes o sirvan a mortales fieles a ella. Ruballa siente indiferencia hacia los cadáveres animados atados a la voluntad de terceros o sometidos a impulsos depredadores, sus almas ya se encuentran junto a ella y la carne que se pudre pertenece al mundo físico. De hecho, a menudo suele enojarse con Lebrak, pues los mortales la acusan a ella de crear esta clase de muertos vivientes cuando son mortales que manejan el Vis los que realmente alzan esta clase de monstruosidades.

Reina de la Noche

Aunque con el paso de las eras Ruballa se ha distanciado de su padre, la oscuridad persiste en ella y en ocasiones actúa con perversidad para que su ansiedad por obtener almas sea satisfecha. En el albor de los tiempos, muchos acudieron al siniestro y tranquilo abrazo de la diosa de la muerte antes que al autoritario e implacable gobierno del dios del fuego, pues Ruballa, a pesar de su malicia, es justa en su resolución. Se considera a sí misma verdadera señora de la oscuridad, puesto que su padre, aun con toda su maldad, genera luz a través del fuego, mientras ella medra en la oscuridad. Al conocer todos los secretos de las almas que acaban junto a ella, sus seguidores acuden a la diosa para descubrir verdades perdidas, que solo revela por la noche con los rituales adecuados.

Historia

Ruballa luchó junto a su padre al principio de los tiempos, alzaba muertos vivientes para combatir en su favor, pero a medida que las almas se agolpaban en su reino y su conocimiento iba en aumento, se fue distanciando de las guerras de su padre contra Eldor. La diosa de la muerte mantendría siempre esa representación maliciosa, opuesta a la vida, sin embargo, sus motivaciones fueron variando con el paso de las eras. Aunque en ocasiones ha acudido a la llamada de Trako, no suele hacerlo a menudo y, una vez, encolerizó tanto a Trako, que este impuso el fuego como el elemento que más dañaría a las creaciones de Ruballa.

Con el paso de las edades de los mortales Ruballa se ha hecho sabia y poderosa, pero fue en la hecatombe de la Gran Guerra cuando el poder de la diosa de la muerte alcanzó su cenit, a la vez que sufrió el mayor de los golpes. Con el Advenimiento de la Niebla las pocas conexiones que Ruballa que tenía con el mundo se perdieron y, aunque para descanso de los vivos los muertos vivientes también desaparecieron, para ella fue como quedarse absolutamente ciega. Si bien las almas de los mortales seguían llegando a su reino y contándole sus secretos, era incapaz de intervenir en el mundo de los vivos.

Aunque la magia fue regresando con del paso de los siglos, muchos nuevos seguidores veneran a la diosa como guardiana de los secretos. Los mortales buscan respuestas ahora más que nunca y acuden a su figura para ello, Ruballa escucha a estos mortales satisfecha y responde, haciendo que muchos pequeños cultos a la muerte y a la noche hayan proliferado desde entonces.

Relaciones con otros dioses

Ruballa se lleva bien con su hermano Amal cuyas guerras y conflictos suelen traer un buen caudal de almas a su reino. Con Trako las relaciones son tensas, su padre le exige obediencia y Ruballa hace tiempo que se siente obligada, ya que incluso los servidores del fuego acabarán en sus dominios. La mayoría de los dioses han aceptado a Ruballa como una fuerza inevitable con la que han de convivir, pero mantiene un continuo enfrentamiento con las diosas de la vida como, Sarra y Vryllia, o el dios de la luz Eldor, por causa de sus creaciones antinaturales y la propagación de la enfermedad.

Fragmento del fresco de "La buena muerte". Casa de los Muertos de Nueva Angor.

Debido a su insaciable necesidad de poseer secretos, y su infinita sapiencia gracias a ellos, recibe a menudo a Dloose, con quien mantiene una relación cordial. Lebrak no es del agrado de Ruballa, pues numerosos usuarios del vis han robado sus secretos sin su consentimiento y han creado criaturas no vivas. A pesar de lo que muchos creen, Ruballa suele aborrecer a los nigromantes alzadores de muertos, pues su fin último es la inmortalidad y eso implica que sus almas jamás llegarán a su reino. Además, la diosa considera que las obras de arte que inspira Lebrak para que los mortales sean recordados, son una forma de robarle parte de las almas que reclama. Le tiene especial aprecio a Jaqoh, pues es la única diosa que acude a su reino trayéndole noticias del mundo de los vivos sin exigirle nada a cambio.

Más allá de estas relaciones, Ruballa siente un profundo resentimiento hacia el resto de dioses cuando reclaman las almas de sus más fieles devotos. La diosa de la muerte lo considera una ofensa, pues son secretos y conocimientos que jamás poseerá.

Clero y rituales

El culto a Ruballa a menudo es complejo, incomprendido y, muchas veces, visto con hostilidad. La muerte es algo temido por los mortales, muchos sienten verdadero terror al creer que sus almas o cuerpos serán profanados al morir. La realidad es que a la diosa le resulta indiferente este asunto, siempre y cuando las almas de los difuntos acudan ante ella. Sus siervos son tan dispares como el rostro dual de la diosa, pueden ser virtuosos sacerdotes que se preocupan por el buen tránsito de los muertos y los protegen de las depredaciones de la magia negra, como viles acólitos que alzan servidores de ultratumba para cumplir la presunta voluntad de la diosa por cosechar almas. Sea como fuere, la diosa otorga sus bendiciones a tan opuestos puntos de vista, puesto que desde su perspectiva, ambos caminos acabarán en el mismo lugar: frente a ella.

Las Casas de los Muertos se fueron haciendo comunes en las ciudades humanas durante la Cuarta Edad, estos monasterios son hogar de las plañideras de Ruballa, hermandades formadas por mujeres que han sufrido una gran pérdida personal, normalmente viudas, que lloran y suplican a la diosa para que proteja a los muertos de ser alzados. Estos centros de culto están verdaderamente protegidos y los muertos ahí enterrados no pueden ser alzados como muertos vivientes.

Su dominio sobre la noche también favorece el surgimiento de cultos de brujas y brujos que agasajan a la diosa buscando sus conocimientos. Durante el mes que lleva su nombre, las noches son más oscuras y hacen más sencillo el contacto con las almas de los que se marcharon, pudiendo susurrar secretos a los vivos. Durante estas noches los vivos dejan velas encendidas y cierran puertas y ventanas para ahuyentar a los espíritus, que pueden tener intenciones perversas y suponer una amenaza. También es una época importante para los ya mencionados brujos y brujas, cuyos aquelarres se suceden esperando alcanzar poderes por encima de los demás, ya que solo mediante el conocimiento perdido que ofrece Ruballa se pueden obtener.

Aunque posee cultos terribles a su alrededor y acepta sacrificios de mortales, Ruballa no acepta el sacrificio de recién nacidos o niños demasiado jóvenes, pues su escasa vida no les ha permitido aprender lo suficiente como para poseer algo que la diosa de la muerte encuentre interesante. Para algunos esto es una muestra de que Ruballa no es tan perversa, para otros es la demostración que la diosa posee un diabólico pragmatismo.

Lugares sagrados

La muerte está en todas partes, pero hay lugares con especial vinculación a la diosa. Allí donde ella gobierna se conoce como los Páramos Desolados, un dominio alejado el mundo mortal al que solo las almas pueden llegar y quedando sujetas a la voluntad de Ruballa.

  • Meseta de Numa: Esta meseta se encuentra en la siniestra tierra de Númedon, fue escenario de la poderosa maldición del nigromante Shaek Mazaadam, que convirtió a sus habitantes en los terroríficos numa.
  • Portal de los Lamentos: Se describe este lugar en la isla Kral como un auténtico portal entre el mundo de los mortales y los Páramos Desolados, se dice que quienes cruzan su umbral mueren inmediatamente, convirtiéndose en moradores del reino de la diosa de la muerte.

Ruballa en Aldor

El culto a Ruballa nunca fue muy popular en Aldor por culpa de sus devotos más malignos. El reino de Aldor fue castigado por numerosos nigromantes como Mantrol Skull o el Señor de Uduk, Nüin Ha-Li.

Con la llegada de la Cuarta Edad y la ausencia de muertos vivientes durante cuatro siglos, el recuerdo de sus depravaciones se fueron convirtiendo en mitos. La apertura de las Casas de los Muertos facilitaron que la gente de las tierras aldorianas viera a la diosa de la muerte con menor recelo; aunque en la actualidad se la sigue mirando con temor, ya que cuando uno conoce a uno de sus devotos nunca sabe exactamente cuales son sus verdaderas intenciones.

Nombres en otras lenguas

  • Eyneo y lénico: Tánates (Muerte)
  • Yag: Neilias (La que trae el final)
  • Norteño: Khon (Gélida)
  • Númedon: Hieel (Reina de Sombras)
  • Kral: Ekat (Emperatriz)
  • Sirdaria: Thârgoz (Herrumbre)